En mayo se matricularon 21.570 vehículos ligeros, que suponen un crecimiento interanual del 19,1%.

José María Riaño, secretario general de ANESDOR, ha destacado que “nuestro sector también está sufriendo problemas análogos al resto de la automoción, como la escasez o encarecimiento de algunas materias primas y componentes, o las dificultades logísticas, pero lo hace en menor medida que los vehículos mayores. Este hecho, unido a la creciente demanda de vehículos ligeros por razones de movilidad, economía y eficiencia energética, nos está permitiendo mantener un crecimiento acumulado del 12% en este año.

Otros factores coyunturales, como la llegada de nuevos modelos al comienzo de la temporada alta de la moto, o la dotación de flotas de alquiler para la temporada turística, han contribuido significativamente al crecimiento en este mes.”

No todos los vehículos ligeros se comportaron igual. Los ciclomotores se llevaron la peor cifra del mes, con 1.298 unidades cayendo un -6,6%.

Por el contrario, las motocicletas crecieron +21,9% con 19.184 matriculas. Dentro de las motocicletas, las de tipo scooter registraron un crecimiento extraordinario (+44,3%), mientras las convencionales descendieron ligeramente (-1,1%).

En cuanto al resto de los vehículos de categoría L (ligeros), se matricularon 415 triciclos (+30,5%), 312 cuadriciclos ligeros (+6,1%) y 361 cuatriciclos pesados (-1,6%).

Por comunidades autónomas, destacó especialmente Baleares, que gracias al efecto turístico mencionado creció un 107%.

Las motos eléctricas están alcanzando cuotas de mercado sensiblemente superiores a las de vehículos mayores, especialmente en el ámbito urbano. En el acumulado 2022 las motocicletas eléctricas suponen el 6% del total del mercado, mientras los ciclomotores alcanzan ya el 35,4% del total.

En cuanto a los vehículos ligeros de 3 y 4 ruedas, en mayo crecieron especialmente los triciclos.

Para conocer los datos al detalle, os dejamos el doSsier de prensa completo en PDF aquí.