El mes de junio registro un retroceso del 7,8 % en las matriculaciones de turismos y todoterrenos respecto al mismo mes del año anterior, con un total de 89.252 unidades. La creciente incertidumbre económica, con la subida de los precios y el aumento de la inflación, se suma a la crisis de los microchips, factores que han marcado el ritmo de matriculaciones en el último mes, aunque hay que destacar que en el acumulado del año las ventas a particulares y empresas se mantienen con un leve crecimiento. Durante el primer semestre del año se ha acumulado un total de 407.757 turismos nuevos vendidos, que supone un 10,7 % menos que el mismo periodo del año anterior.

Las emisiones medias de CO2 de los turismos vendidos en el mes de junio se quedan en 121,7 gramos de CO2 por kilómetro recorrido, un 1,8 % menor que la media de emisiones de los turismos nuevos vendidos en junio de 2021.

Las cifras positivas registradas en las ventas a particulares en el pasado mes vuelven a sufrir un retroceso en junio, con una caída del 2 % y 35.551 unidades vendidas. De igual manera, el canal de alquiladores mantiene un ritmo descendente, que matricula cerca de la mitad de las unidades que el mismo mes del año anterior, con un descenso del 43,1 %. Únicamente el canal de empresas logra un repunte, aumentando un 18,4 % en el sexto mes.

Vehículos comerciales ligeros

En junio, las matriculaciones de vehículos comerciales ligeros vuelven a registrar una fuerte caída, con una reducción del 32,4 % y un total de 10.446 unidades. En el acumulado del año, se suma un total de 56.857 unidades, que supone un descenso del 35,4%. Respecto a los canales, todos sufren importantes retrocesos, siendo el alquilador el que tiene una mayor caída, con un 46,8% en el sexto mes.

Industriales y autobuses

Las matriculaciones de vehículos industriales, autobuses, autocares y microbuses lograron aumentar sus ventas en junio con un crecimiento del 23,6 % y 2.104 unidades vendidas. Para el total del año, se acumulan 12.547 unidades, un 8% más. Por la parte de los industriales, la mayoría de los segmentos crecen, destacando los vehículos industriales pesados de más de 16 Tn, con un aumento del 30,8 %. En cuanto los autobuses logran un crecimiento del 5,3% en el último mes.

Aránzazu Mur, directora del área de economía y logística de ANFAC, explicó que “el mercado sigue sin lograr estabilizarse. Las ventas a particulares, que en el mes anterior habían logrado un repunte, vuelven a retroceder levemente por la incertidumbre económica y la crisis de los microchips que condicionan la producción, tanto en España como en Europa, y retrasa la llegada de los vehículos a los puntos de venta. De igual manera, la subida de los precios de los carburantes y el aumento de la inflación son factores que están marcando la demanda y que seguramente vayan a afectar al ritmo de recuperación de las ventas en los próximos meses. En este contexto el aspecto positivo lo aportan los vehículos industriales y autobuses, que consolidan cifras positivas en el año. Teniendo en cuenta este contexto y la tendencia acumulada en el primer semestre las previsiones indican cerrar en torno a los 800.000 turismos vendidos este año. Una cifra por debajo del año anterior y muy lejos del ritmo natural del mercado nacional, sobre los 1,3 millones de matriculaciones anuales”.

“Las ventas de vehículos en el primer semestre muestran una estabilización porque empezamos a repetir cifras parecidas a las de 2021 gracias a que los pedidos que se hicieron en el último trimestre del año pasado y en el primero de este se están convirtiendo en matriculaciones. Esto, que puede parecer positivo, no es una buena noticia porque quiere decir que aún estamos muy lejos de las cifras de 2019 y que se está cronificando un mercado insuficiente para propiciar una recuperación real del sector. Los datos del primer semestre tampoco son un buen cimiento para afrontar la segunda mitad del año, en un contexto económico de mucha incertidumbre plagado de situaciones que impactan directamente sobre las economías familiares, la confianza del consumidor y, por supuesto, sobre el automóvil, como son la escalada del IPC o el precio de los carburantes”, indicaba Raúl Morales, director de comunicación de FACONAUTO.

Según la directora de comunicación de GANVAM, Tania Puche, destacó “el retroceso de las compras de particulares tras el crecimiento del mes pasado. Esta caída se produce en un momento en el que el poder adquisitivo de las familias se ve tocado por la subida desbocada de la inflación -en su nivel más alto en 37 años- y la escalada del Euríbor tras el cambio de rumbo de la política monetaria para amortiguar el impacto económico de la pandemia y la guerra de Ucrania. Además, aunque haya habido una ligera mejora en el suministro de materiales, no hay vehículos suficientes para dar respuesta a la demanda de las empresas alquiladoras, lo que continúa lastrando el mercado. Ante este contexto, las previsiones apuntan a que el ejercicio cerrará por tercer año seguido por debajo de las 900.000 unidades”.