La Dirección General de Tráfico, a través de los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, llevó a cabo los días 7 y 8 de mayo una campaña especial de vigilancia y control en las carreteras especialmente frecuentadas por motoristas que se ha saldado con 963 denuncias formuladas, sobre un total de 25.884 motocicletas controladas.

Como es habitual, la mayoría de los controles se llevaron a cabo en carreteras convencionales ya que éstas continúan siendo las más peligrosas para los motoristas al concentrarse en ellas más del 80% de los siniestros mortales en este tipo de vehículos.

De los 20.102 controles que se realizaron en este tipo de vías, la infracción más numerosa continúa siendo el exceso de velocidad, con 290 denuncias formuladas, seguida a gran distancia de otras como el uso de silenciadores (88 denuncias formuladas), carecer de la ITV en vigor (84 denuncias formuladas) y 28 por adelantamientos antirreglamentarios.

En el caso de las autopistas y autovías, las infracciones cometidas por los  motoristas siguen un patrón similar a las detectadas en carreteras convencionales. 22 denuncias por exceso de velocidad, 15 por no haber pasado la Inspección Técnica de Vehículos y 7 por adelantamientos antirreglamentarios.

Del total de conductores controlados en esta campaña, 32 resultaron positivos en la prueba de alcoholemia y 3 en la de drogas, estos últimos en carreteras convencionales. Además sorprende que 8 motoristas fueron denunciados por no llevar el casco mientras circulaban.