El delegado del Gobierno en Galicia, José Manuel Miñones, presentó, junto con la subdelegada del Gobierno en Lugo, Maria Isabel Rodríguez, el subdirector de Movilidad y Tecnología de la DGT, Jorge Ordás, el jefe provincial de Tráfico de Lugo, Angel Alvárez y el director del centro de gestión del Noroeste-Cantábrico Ramiro Martínez, el nuevo sistema de balizas inteligentes de climatología adversa que se han instalado en la Autovía A-8 a su paso por el Concello de Mondoñedo, un punto donde las condiciones de circulación se ven afectadas por la densa niebla que se suele instalar en el alto de O Fiouco.

Este sistema de balizamiento es continuación del desvío automatizado que se instaló en 2016 y que permite a los responsables de la gestión del tráfico redirigir de forma automatizada la circulación de vehículos de la Autovía A-8 a la N-634 cuando las condiciones de visibilidad causadas por la niebla hacen que la circulación sea muy complicada y se vea comprometida la seguridad vial.

Proyecto pionero en Europa

Según Jorge Ordás, «el desvío automatizado nos ha ayudado a mejorar el tiempo de uso de la autovía cuando hay niebla intensa y tenemos que desviar la circulación, pero ahora queremos dar un paso más y, valiéndonos de la tecnología existente, hemos diseñado un proyecto, pionero en Europa, innovador y económico para resolver un problema concreto, la niebla, que nos permite reducir al máximo el número de horas que la autovía tiene que estar cerrada en dicho tramo y que supone una mejora sustancial en la explotación de la autovía y la mejora significativa en la seguridad vial del tramo en cuestión».

Para llevar a cabo este proyecto se han instalado en el tramo donde se asientan las nieblas en dicha autovía balizas más potentes, con mayor luminosidad y con la posibilidad de señalizar o avisar al conductor si circula por delante de él otro vehículo y que además pueda seguir el desplazamiento del mismo. Para ello se ha cantonalizado la totalidad del tramo conflictivo en ambos sentidos y en secciones de 50 metros, colocando balizas detectoras en ambos márgenes de cada sección, tal y como puede verse en el gráfico.

Balizas antiniebla en los márgenes

Las balizas detectoras consisten en un cuerpo físico con dos ventanas, la de la parte inferior con leds ámbar y la superior con leds rojo, sobre un poste e 1,50 metros sobre la calzada, de modo que ante situaciones de una niebla determinada se encenderán las ventanas inferiores de color ámbar que balizarán el tramo conflictivo, indicando al conductor la traza de la autovía en condiciones de seguridad. La ventana de color rojo se encenderá cuando las balizas, a través de diferentes tecnologías, detecten el tránsito de otro vehículo. Una vez detectado el coche, se enciende la parte superior de las balizas de color rojo de modo que a medida que se desplace el primer vehículo, quedarán encendidas las balizas a su paso y permitirán al vehículo que le preceda ver a una distancia aproximada de 100 metros y poder circular con seguridad.

Además de las balizas, también se ha colocado un panel vertical informativo en el que se advierte al conductor que va a transitar por un tramo en el que se puede encontrar niebla y de la necesidad de guardar una distancia mínima entre vehículo de dos de las balizas instaladas.

En 2021 la niebla causó 324 accidentes con víctimas en carretera en los que se registraron 501 víctimas y 13 fallecidos

Cuando la distancia de visibilidad por niebla es inferior a 40 metros y no se puede circular en condiciones seguras, los responsables de la gestión del tráfico establecen el nivel Negro y se procede a cortar la A-8 al tráfico, desviando el mismo, a la N-634, alternativa a la Autovía entre los puntos kilométrico 536 y 552 en ambos sentidos.

Accidentalidad

La mayoría de los accidentes de tráfico que se producen en zonas de niebla suelen ser colisiones con el vehículo que va delante por no respetar, entre otras cuestiones, la distancia de seguridad. Con este fenómeno meteorológico adverso, la visibilidad se reduce y además, el firme puede estar húmedo y reducirse la adherencia.

En 2021 (datos provisionales) en ámbito DGT (España excepto Cataluña y País Vasco) y con niebla en el momento del siniestro se produjeron 324 accidentes con víctimas, en los que se registraron 501 víctimas, de los cuales 13 fallecieron.

En el tramo donde se ha actuado con las balizas en Galicia, el 26 de julio de 2014 se produjo un accidente múltiple, con colisiones en cadena por causa de este fenómeno, en el que se vieron implicados 40 vehículos y en el que falleció una persona.

Fuente: Revista DGT